lunes, septiembre 29, 2014

Guacamayas en Caracas, desde mi ventana!!!

No recuerdo cuando llegaron, ni en que momento se convirtieron en una visita rutinaria que ya forma parte de mi día: las guacamayas llegan apenas sale el sol, se reúnen en el edificio del frente de mi casa en una vieja antena parabólica, hacen una suerte de conferencia antes de iniciar las labores del día, y luego se van... En las tardes, entre 4:30 y 5:30 sucede algo similar: se vuelven a reunir quizás a revisar y discutir los resultados del día.

Y la llegada de esta emblemática ave no es discreta, mucho menos silenciosa: es importante para ellas que todo el mundo sepa que están ahi, que ese es su territorio, que la capital y su contaminado cielo es ahora su hogar, y que somos afortunados por disfrutar cada día del espectáculo que son... Cuando vuelan frente a mi ventana en las tardes, y el sol alumbra su barriguita amarilla haciéndola lucir como un lingote de oro cubierto por un manto azul intenso que es el otro color que lucen... Ese es mi momento favorito de las guacamayas en Caracas.

Vivo en Sabana Grande, Caracas, en pleno centro (geográfico) de la polarizada urbe venezolana, y como he escrito otras veces las guacamayas representan todo eso que quiero Caracas sea, lo que fue, pero que ahora mismo se niega a renacer... 

Soy afortunado porque están bien localizadas en la capital, y parece estoy en pleno epicentro de la actividad guacamayeril... Esta mañana (y por eso me animé a escribir este artículo) me sorprendieron con una visita más cercana, mas íntima, más sonora también, al pararse justo sobre mi cuarto (vivo en el último piso) y sacarme bulliciosamente de mi sueño... Me paré feliz, agarré mi cámara y tome un montón de fotos, que quiero compartir con todos Uds.



Una linda parejita...

...que parece se dio cuenta de mi presencia...

...y decidieron darme un buen show...

...deidades bicolores...

...tranquilas...

...o en plena acción...








esta foto no fue esta mañana, fue hace un par de meses, justo en el edificio frente al mío... Como 16 guacamayas en su oficina de reunión! Alrededor de las 5pm...

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Ricardo.

En estos días vi por facebook un vídeo sobre una señora que vive lo mismo que tu todas las mañanas desde su balcón y si, realmente es impresionante que en una ciudad tan catastrófica todavía exista una luz de naturalidad, pero analizando bien el vídeo, observe un gran error que como seres humanos pensamos que estamos haciendo bien, aunque es bien sabido que todo lo que tocamos lo destruimos y en este caso mi preocupación viene dado por el simple hecho que esta señora alimentaba a la GUACAMAYAS ( GRAVE ERROR).

Recordemos que ellas existen en un ambiente natural y han podido sobrevivir en esta cuidad alimentándose solas, La campaña no es solo mostrar lo bellas que son, si no que también orientar a las personas para no se les alimente, debido a que pueden convertirse en dependientes de este alimento suministrado, causando graves daño en su forma de subsistencia.

Yo se que tu eres una persona súper comunicativa y tienes un poder de expresión fenomenal a través de tus escritos, seria bueno que tu también escribieras sobre esta situación en tu blog, yo se que muchos panas te leen o mejor dicho leemos.

Saludo mi pana.
Lesky

Anónimo dijo...

Ricardo! La verdad q son un regalo de la Naturaleza... Ya hasta tienen una página en Facebook y muchos les ponen semillas de girasol en sus balcones o ventanas y ellas se dejan acariciar... Te felicito x poder disfrutar de tan hermoso espectáculo.

Anónimo dijo...

Muchas aves son conocidas por comer barro o sustancias alcalinas para contrarestar la acidez que provoca el digerir ciertas semillas!

Anónimo dijo...

maravilloso espectaculo que afortunado eres!

Anónimo dijo...

hola Ricardo, excelente reflexion sobre nuestras amigas las Guacamayas, :)